10 de diciembre de 2008

Como aumentar el valor de tu marca

Con una simple guía o una fórmula nos atrevemos a hacer cualquier cosa: montar un mueble de IKEA, hacer una tarta sacher, identificar un rovelló (quizás lo conozcas por níscalo), mejorar nuestro SEO o utilizar twitter en la empresa.

Si te gustan este tipo de fórmulas, aquí tienes una para aumentar el valor de tu marca:

El valor de una marca (VM) para un individuo es igual a la calidad de sus contactos con la marca multiplicado por el número de contactos con dicha marca", o lo que es lo mismo, VM=X·I

Donde X es la eXperiencia percibida e I el número de Interacciones. Éstas son las dos variables que deberíamos gestionar para aumentar el valor de nuestra marca.

Esta fórmula sólo pretende reducir (como lo haría Ferrán Adrià) un término más bien complejo para que pueda ser fácilmente entendido y por tanto, gestionado.

Analicemos las dos variables críticas:
  • Número de interacciones. Número de veces que una persona contacta con la marca. Va más allá del mero impacto publicitario, ya que deberíamos añadir las llamadas al call center, visitas a la tienda, entrevistas con personal de la empresa, visitas a la web, lectura de cartas, facturas o folletos, etc. Este valor siempre toma valores positivos (iguales o mayores que cero) ¿Controlas todas las posibles interacciones con tu marca?
  • Experiencia percibida. Cada vez que una persona contacta con la marca obtiene un recuerdo que puede ser positivo, indiferente o incluso negativo. Cada vez que ve tu publicidad, cuando compra tu producto, cuando abre el envase, cuando lo usa... ¿Cuál es la experiencia que tu marca proporciona en cada interacción?
Ahora ponte a recordar que le pasa al producto cuando uno de los factores es cero, como cuando la experiencia provoca indiferencia ¿y cuando es negativo?

Se supone que una empresa debería ser capaz de gestionar estas dos variables.

Para complicarlo un poco más, el número de interacciones se puede ver incrementado por la conversación (el nivel de buzz o de boca-oreja) que genera tu marca. Además, la experiencia percibida se puede ver condicionada por los comentarios que se realizan en los llamados medios sociales.

Ya sabes el valor de tu marca depende de dos sencillos valores.

¡Buff! Ahora recuerdo porqué siempre contrato el montaje a domicilio en IKEA.

ShareThis